Top 10 de errores que arruinan un viaje

 

 

En todo viaje, así sea un viaje planificado con mucha anticipación, se puede cometer errores que pueden arruinarte tu experiencia por completo. Y el mejor de los destinos se puede convertir fácilmente en una pesadilla:  tiempos cortos entre conexión de vuelos, traslados a aeropuertos lejanos muy costosos,cargar exceso de equipaje entre otros. Aquí te presento el top 10 que errores que pienso pueden arruinar un viaje

 

 

1. No averiguar las visas y vacunas necesarias para ir al país de destino

 

Al viajar a otros países, uno piensa que ciertas restricciones no se van a aplicar por que el riesgo en tu país no existe o porque es tu primer viaje fuera de tu país. El primer reflejo que se debe tener al visitar un país es averiguar directamente con la embajada si se necesita visa de turismo o no. Muchos países ponen a disposición esta información en línea. Si no se dispone de esta información, es de suma importancia contactar directamente la embajada, ya que pueden haber otros sitios web donde la información no es la adecuada. Hay que pensar en averiguar si se necesita una visa por lo menos un mes antes del viaje (hay países donde el tiempo de entrega de la visa es largo)

Para la anécdota, conozco a alguien que reviso un sitio web NO oficial del país de destino en el que le indicaban que su país de origen no necesitaba visa. Para su sorpresa al llegar a su destino le rechazaron la entrada y tuvo que devolverse a su destino de origen .Esto lo pudo haber evitado investigando directamente en el sitio web oficial del país de destino

Otro aspecto importante son las vacunas. Existen muchos países en los cuales estas son obligatorias, para así controlar al máximo la importación de factores patógenos que puedan propagarse fácilmente. Si provienes de un país de Latinoamérica, es muy probable que en varios países del mundo te pidan la vacuna de la fiebre amarilla. Otros países tienen otras demandas particulares de vacunas. Lo mejor es consultar los sitios web de las embajadas del país al que quieres viajar o en la página de la organización mundial de la salud encontraras toda la información de las vacunas que necesitas.

 

 

 

2. Viajar sin seguro médico

 

Para cualquier imprevisto durante un viaje, lo mejor es contar con un seguro especial que cubra gastos médicos en el extranjero. Estos gastos pueden ser considerables en caso de una emergencia o un accidente y siempre es bueno estar cubierto para cualquier eventualidad.

 

De la misma forma, la mayoría de los seguros de viajes cubre eventos como cancelación de viaje, pérdida de equipaje, evacuación, entre otros. Muchos países (incluidos todos los países de la Unión Europea) exigen a todos los turistas poseer un seguro médico como parte de los requisitos para adquirir una visa de turismo o bien para los países que no necesitan visa de turismo estos documentos los pueden pedir en la aduana del país europeo por el que entres.

 

 

3. No tener el tiempo necesario para hacer una conexión entre dos vuelos

 

Si se tiene un vuelo de conexión entre el origen y el destino de tu viaje, es bueno contar con al menos hora y media para poder hacer la transferencia de manera más tranquila. Existen mucho aeropuertos en donde las distancias a recorrer en una conexión son enormes y, añadidas al tiempo de los controles aduanales, pueden hacer que pierdas una conexión o añadir estrés, agobios y ansiedad a tu viaje.

 

Mi recomendación es darse el tiempo necesario para hacer una conexión, para prever cualquier evento. Es mucho mejor tener tiempo de sobra que estar corriendo para llegar al otro avión. Cuando compres tu boleto, date al menos hora y media de conexión. Por ejemplo si haces conexión en los estados unidos, las conexiones pueden durar aún más; para esos casos yo aconsejo por lo menos 2 horas de conexión entre vuelos.

 

 

4. Seleccionar hoteles muy lejos de los centros de interés del viajero

 

Si escoges un hotel, procura que esté cerca de tus sitios de interés, ya sea en el centro de la ciudad o cerca de los lugares que quieras visitar. Un hotel mal escogido puede añadir tiempos de traslado y dinero en transporte que al final te costaran mucho más caro. Por ejemplo si estas a 1 hora de todas las cosas interesantes que hay que hacer en la ciudad que visitas, eso supone perder 2 horas al día en transporte y como estas más lejos corres el riesgo de gastar más dinero en transportarte

 

Aun si te ahorras dinero quedándote lejos, lo mejor es encontrar un hotel lo suficientemente cerca para no perder tiempo a la hora de tus visitas a la ciudad o destino donde estés. De la misma forma, si el hotel está cerca, puedes ir a hacer pausas durante el día de visita para que así los paseos no se hagan tan cansados.

 

 

 

5. No averiguar el clima del lugar a visitar

 

Otra anécdota, tengo amigos que fueron a Ibiza en marzo con ropa de playa pensando que el tiempo de primavera en el atlántico iba a ser como el tiempo que hay en primavera en nuestras playas caribeñas o del pacifico. Pues nuestros amigos igual disfrutaron su viaje  pero pasaron mucho frio y no usaron ni una vez su traje de baño

 

Puede parecer obvio pero averiguar las condiciones climáticas te permite  anticipar en términos de planeación del viaje. Esto te permite reservar con anticipación actividades que tal vez no puedas hacer si sabes que abra una tormenta, o si habrá nieve para poder ir a esquiar o no.

De manera general, es de suma importancia conocer el sitio de destino. Si en la época que vamos llueve, hace frio o mucho calor, esto será un indicador clave para saber que vamos a empacar

 

 

6. Desconocer el tipo de cambio

 

Al saber el tipo de cambio puedes anticipar el cambio a tu llegada y saber que casa de cambios convienen más. Llegando en los aeropuertos en general nunca conviene cambiar porque te dan una tasa de cambio muy por debajo de la tasa actual.

 

Si sabes con anticipación a cuanto está el cambio el día de tu llegada podrás evitar así perder dinero en tipos de cambio que no convienen. Por lo general los bancos son los que dan la mejor tasa, al cambio exacto del día, pero esto depende del país. De la misma manera, pagar con tarjeta de crédito puede resultar beneficioso, ya que se paga siempre con el cambio del día.

 

 

7. Empacar mucho

 

Siempre es mejor viajar ligero si se desea moverse cómodamente de un sitio a otro. Planificar las diferentes prendas que se van a necesitar en el viaje te evitara estar arrastrando en tu viaje cosas inútiles que no vas a utilizar, como por ejemplo un paraguas para la playa por si acaso, o 4 pares de zapatos para un viaje de una semana.

 

Hay que mantener el guardarropas de viaje lo más simple posible y si necesitas algo especial, una prenda, un medicamento, se puede comprar en el destino. Siempre es bueno hacer una lista de las cosas necesarias para el viaje. Por ejemplo si yo viajo dos semanas, no llevo ropa para más de una semana (7 camisas, 7 medias, 7 slips, 2 pantalones y un par de zapatos), luego en el destino lavo la ropa para usarla una segunda semana.

 

 

8. Querer visitar muchos lugares en un solo viaje

 

Tratar de hacer demasiadas cosas en un solo viaje puede ser agotador para el viajero. Hay que evitar ser ansiosos e intentar cubrir todo lo que hay que ver en un solo viaje. Se puede aprovechar más un destino al conocerlo más de cerca, tomándose el tiempo de descubrir su cultura, tradiciones, gastronomía, etc. No hay planear un viaje como si fuese el último viaje de la vida. Lo mejor es escoger uno o dos destino y darse el tiempo de disfrutarlo, recorrerlo con calma e impregnarse de la cultura local.

 

9. Viajar sin saber un mínimo del sitio visitado

 

Antes de visitar un destino, es importante conocer lo que se va a visitar, para tener un mínimo de idea de los lugares que quieres ir, para no perderse lo más interesante de cada sitio y conocer mejor el destino. Al menos una búsqueda básica por internet sobre las actividades, cultura, gastronomía y tradiciones es suficiente para darse una idea general de lo que queremos hacer, visitar y así saber porque ese destino nos gusta y como está relacionado con mis centros de interés.

 

 

10. Ir a donde todo el mundo va

 

A la hora de escoger un destino es mejor dejarse guiar por sus centros de interés y no por lo que es popular visitar o porque todos mis amigos o conocidos han ido y yo tengo que ir. El criterio de “la mayoría” no siempre es el mejor, y puedes llevarte con malas sorpresa si el destino no se parece en nada a cómo te lo habían pintado.

 

Por ejemplo, la isla de Phuket en Tailandia es muy hermosa y paradisiaca, pero esta tan saturada de turistas que le quita parte de su encanto. En Tailandia hay cientos de islas igual de bellas que Phuket solo que como la mayoría de la gente no conoce o no averigua, terminan yendo a donde todos van. Hay cientos de rincones turísticos en todo el mundo que solo esperan a ser descubiertos. Al aplicar el punto 9, podrás encontrar sitios que no todo el mundo conoce pero que de seguro a ti te encantara.

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

Últimos blogs
Lecciones de viaje en Facebook
Ofertas de nuestros afiliados
Please reload

También te puede interesar:
PARIS
LONDRES

Mantente en contacto

Nos encantaría saber de tí

Youtube @leccionesdeviaje

Facebook @leccionesdeviaje

Instagram @leccionesdeviaje

© 2019 por Lecciones de viaje